La chica del mostrador dice «dale» asintiendo.
Las cosas no son buenas, están buenas.
Bottom line, duran dos minutos.
No es «Soda Stereo», es Soda.
Acortamos todo lo que nos lleva cierto trabajo definir.

En los blogs es igual:
Están los que escriben con «k» como si escribir de otro modo fuera reaccionario.
Están también los que -arguyendo teclados o celulares- limitan acentos.
Lo que es más raro, la gente llama a los paramédicos cuando en el MSG tipeo los acentos.

El subjuntivo queda abolido: «si Maradona jugaría» dijo el Diego, y no hay ya periodista que pueda intuir que el jugador jugara o jugase.
Guardo un ejemplo de pretério anterior en un anaquel, para quien guste. «Yo hube guardado».

Mi sensación es que se exagera el estado de bardez para fingir proximidad, para que se vea que somos del palo. Es finalmente una bardez «de profundis», una impostación actoral, una ejecución maestra de un instrumento imperfecto.

Mi próxima cruzada absurda será «saquen una hoja» y tomar dictado al grupete de programadores primma donna, a ver si dejan de quejarse del mundo.