Apple-TV-concept-images

Es inevitable la referencia al Big Four de Apple, Facebook, Google, Amazon. A veces esto se debe a lanzamientos esperados, y a veces a «moonshots» ajenos al negocio tradicional. Esta vez le toca el turno al último sueño de Steve Jobs, nunca concretado, esperable por el tamaño del mercado, confuso, y vacilante: algo llamado Apple TV.

Ante todo una aclaración. El Apple TV hoy existe: es un dispositivo, STB o «cajita» en la jerga, que se conecta a una TV y permite ver ciertas señales lineales y on demand. Google con su Chromecast, Slingbox o Roku son similares. Pero no es el Apple TV que anticipa la prensa, y hasta los mismos competidores, como ha hecho el CEO de Time Warner hace pocos días.

Apple siempre ha sido un revolucionador de experiencias. Cambió la forma de escuchar música con su iPod, impactó la telefonía celular con su iPhone, mejoró la usabilidad de las tablets con su iPad. Sobre el iWatch, prefiero dudar de su impacto. Pero cambiar la forma de consumir TV -el gran mercado que le falta atacar a Apple- implica más que una cajita. O que un control remoto, como se ha anunciado recientemente.

Entonces llamemos iTV al sueño no concretado de Steve Jobs e imaginemos.

Qué debería tener este iTV como para romper el mercado?

  • Interfaz, interfaz, interfaz. Llegar en tres clicks al contenido. Mejorar la usabilidad de tres maneras:
    • Usando iPhones o iPads como controles remotos.
    • Integrar Siri para poder navegar con la voz, y así elegir películas y programas.
    • Olvidar la integración redes sociales pasajeras. Pantalla límpida, despejada.
  • Ofrecer el mejor algoritmo de recomendación. Un feature muy Apple: acertar al 90% con la recomendación.
  • Integrar el ambiente. Apagar las luces y cerrar la puerta cuando estás por ver la película. Esto significa ingresar en el negocio de la domótica, pero esto no sería extraño, pues por algo Google compró Nest.
  • Un precio mayor que el del Chromecast pero menor al actual (entre 40 y 50 USD).
  • Contenidos que combinen los estrenos del iTunes propio con la vastedad y variedad de Netflix.
  • Alcance global: esto implica adquirir contenidos sin distinción de regiones, que hagan olvidar a Netflix o a HBO. Esto significa fortunas.

Göring decía que cuando escuchaba la palabra cultura, empuñaba el revólver. La condición revolucionaria de Apple lo aleja de cajitas o cuestiones tecnosas. Apple es pura experiencia de usuario. Por eso, cuando veo a la prensa especializada reciclar el Apple TV mostrando cajitas, desconfío y -un poco a lo Göring- empuño fuertemente mi control remoto.

apple tv