El óvalo infernal y Ernesto Sábato

Ayer estaba haciendo pasadas de 800 metros en el Óvalo Infernal de Figueroa Alcorta y Dorrego, a esa hora en que la luz oblicua proyecta un verde tipo Tommyknockers en los árboles. La concurrencia de hechos absurdos -semáforos de gran bondad que impedían el tráfico, dos jinetes jugando un polo berreta al otro lado de Alcorta, la certeza de que el género humano no existía durante mi corrida- devinieron en dos sensaciones. Una, que ese óvalo tiene más de 800 metros. La otra, que tenía ganas de escribir algo sobre Sábato.

Y por qué Sábato? Ayer, revisando mi arcón -nota al pie, una serie de «n» arcones en paralelo que jamás ordenaré- encontré una esquelita muy bondadosa que me mandó Sábato en respuesta a una ingenua carta mía, escrita a los dieciocho años, planteando si el conocimiento necesariamente genera tristeza. Adelantándome veinticinco años a Ricky Fort, lo que pretendía preguntar en la carta era para qué estudiar Física o intentar escribir si es más sana una vida pasatista. Debería escanear y postear la cartita, donde Sábato, palabras más, palabras menos, me sugería que me dejara de joder. Vamos al punto: me gustó más esa esquela que sus libros.

Sucede que era mi héroe literario de entonces yace ahora taggeado como «escritor ladri» en este blog. En un raid de subte B al centro estuve releyendo «El túnel» y lo encuentro pésimamente escrito. Lo mismo ocurre con parte de «Sobre héroes y tumbas» (a pesar de un buen comienzo, casi cortazariano, en Parque Lezama) y sobre todo con «Abaddon». Sobresale en la obra de Sábato su aflicción por el mundo, algo que no es entretenido, y que debería dejar de producir perplejidad más o menos a la edad en que recibí la Esquela Sabatiana.

Ante la duda, es bueno recordar que Borges y Bioy Casares solían ironizar acerca de los esfuerzos literarios de Sábato. Se lee en el Descanso de Caminantes de Bioy: «Un día (Sábato) me trajo el manuscrito de «El Túnel» para que se lo corrigiera (…) lo cierto es que leí con lápiz colorado el librito, y según mi costumbre (…) lo corregí todas las veces que fue necesario. Cuando Sábato vino a retirar su novela, comprendí mi error. Él venía dispuesto a recibir elogios por un gran libro; yo le devolvía un librito, plagado de errores de composición, que no podía corregirse (…) y con las páginas plagadas de elementales correcciones en rojo: correcciones de palabras, como constatar, de sintaxis, etc. Nuestra amistad, que nunca fue del todo espontánea, comenzó a deteriorarse».

4 Comments

  1. Tenía que ocurrir: en estos días s estrena un film ensalzando la figura de Sábato. Mi timing es perfecto…

  2. Nunca quise releerlo y eso que tambien era un heroe literario para mi a una edad parecida a la tuya. De sobre Heroes y Tumbas tengo el recuerdo de la marcha de Lavalle como algo bueno, algunas paranoias sobre como comprar libretas, una descripcion de la iglesia redonda de Belgrano y nada más. Creo que no resiste el paso del tiempo. Se me ocurre incluso que entre el segundo peloton, Mujica Lainez que no se le comparaba en aquel entonces, era realmente mucho mejor. Bomarzo me genera mas recuerdos e ideas que SHyT. Borges+++, Cortazar+-, Bioy y los demas.

  3. No lei Bomarzo. Lo tengo pendiente desde hace rato. Abrazo Adrián.

  4. Update, ahora el Óvalo (o la Isla, como mayormente se lo conoce) es descripto al mainstream en La Nación. Mainstream, mainstream, mainstream.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>