El relato del relato

doblajeEn esta semana el gobierno argentino fijó posiciones sobre una de esas cuestiones realmente importantes en la agenda nacional: la obligación de realizar doblajes con actores locales en las películas extranjeras. Resalto un párrafo del artículo 1: «la programación que sea emitida a través de los servicios de radiodifusión televisiva contemplados por la Ley Nº 26.522, incluyendo los avisos publicitarios y los avances de programas, debe estar expresada, en el idioma oficial o en los idiomas de los Pueblos Originarios». Muy vago. Doblar absolutamente todo? VOD también? Salas teatrales?

No abundaré en las cuestiones prácticas de una ley teórica y prescindible, cuya reglamentación está a años luz de cumplirse. Prefiero argumentar que una de las buenas costumbres de los argentinos respecto del cine es haber sido educados con respeto al audio original y en la habilidad de leer con rapidez los subtítulos. Pues la soberanía está en otras cosas, y no en la capacidad de interferir con el arte.

Hace años tuve un romance con el sonido. Luchaba por sacar un producto de contenidos de Internet en el teléfono (mi debut en interfases XML!). No era fácil: negociaba con Continental y Terra por los derechos en medio de la debacle del 2002, gestionaba las locución de Marita Monteleone (la «voz» de Telefónica), iba con mis CDs a las grabaciones y aceptaba las sugerencias de «El Pingüino», un mago de la consola. Me quedó de eso la importancia del sonido, la influencia de la ambientación, y la necesidad de coherencia con la imagen.

Vuelvo al hoy. Como oyentes aceptamos la tortura del «disclaimer legal» en cinco segundos a toda velocidad en radio, producto de alguna ley perdida, con la misma anuencia con que somos sometidos por el poder de turno hoy respecto del cine -y de cuestiones más importantes-. Sea entonces: es más importante el trabajo de los dobladores que el de quienes hacen los subtítulos? Bienvenidos todos, definitivamente, al relato del relato y a la era de la boludez.

Agregado del 21-07: recomiendo la nota de Marcelo Stilletano Se dobla pero no se rompe, en particular el siguiente párrafo: «¿Quién debería hacerse cargo de los costos de este nuevo doblaje «a la argentina»? Este interrogante, también planteado hace un par de días por Kuschevatzky, es apenas un punto de los muchos que aparecen en discusión luego de conocerse la reglamentación de la ley. También habría que considerar cuestiones prácticas: el doblaje impone efectos especiales conocidos genéricamente con el término inglés foley , a través de los cuales se reemplaza la pista original de efectos de sonido por otra bien distinta, que termina condicionando o alterando el sentido de varias escenas.»

2 Comments

  1. Me gustaría entender el espíritu de la norma (Si bien como actriz me resultaría en principio favorable como eventual fuente de trabajo para mi o para mis colegas).
    Se busca dar trabajo a los actores y locutores con la billetera de los importadores de producciones «hechas»? Se busca «nacionalizar» los contenidos foráneos? Se busca desfavorecer la importación de contenidos? (El Torrent, agradecido) . Se busca sacarle jugo a un negocio que se considera demasiado ventajoso en detrimento de la producción local?
    Hay que leerse la 26522.
    Yo detesto el doblaje en cualquiera de sus formas. Las haría subtitular en criollo más que doblarlas!
    Buenas tardes.

  2. Creo que la respuesta a tus tres preguntas es sí. Cuidado, que hay un vacío legal enorme desde los noventa en cualquier legisltación que tenga que ver con estas cuestiones. En Brasil empezaron así porque Netflix no pagaba ningún impuesto y Globo pedía cambios, y ahora ahuyentaron a todos los potenciales inversores de contenido por doble o triple imputación impositiva.
    Esto, en cuanto a la ley. Pero en cuanto al espíritu, yo como espectador de lo que sea (cine, radio, TV lineal, cable, VOD) quiero el sonido original. QUIERO EL CLIMA QUE QUISO TRANSMITIR EL DIRECTOR DE LA OBRA, y no que me vendan que el país es mejor porque a Nicholson y a Hanks lo doblan Luppi y Echarri.
    No será todo esto un tributo a la Muda?

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>