Month: January 2014

Una call en la vida real

Cómo sería una “conference call” en la vida real? El video de Tripp and Tyler recrea una metáfora de la forma más común de conexión laboral de estos años.

Lo que ocurre es que en el Skype (sin video) o en las llamadas corporativas no nos ven. Pero “no ser visto” de ningún modo significa no significa “no ser percibido”.

Leer más

Estrategia de Netflix

netflix growth 2014

“No competimos con el Cable” insiste Reed Hastings, su CEO. Pero el “cord cutting” continúa y las Cableras sufren. “Somos pequeños” afirma, y es cierto, sólo en la comparación con Google-YouTube. Cada una de sus compras de Contenidos hace subir los precios del SVOD. “Somos el nuevo HBO” concede, y eso solo es cierto en parte.

Leer más

Lo sabía: Kicillof era Krushev.

Diapositiva1

El gesto del dedito levantado del Kicillof desde hace rato me recordaba algo. Hoy finalmente caí en la cuenta de la similitud con la figura de Nikita Krushev, ex premier soviético en la época de la “DeStalinización”. Nikita era el encargado de poner cara de enojado y esgrimir el dedito amenazador en esa farsa del mundo populista donde enojarse indica mostrar las nuevas reglas y poner orden.

Leer más

Los “failnimals” en Twitter

Diapositiva1

Hubo quietud de pajaritos que anunciaban con ternura algunos problemas menores. Luego tuvimos la ironía de los mismos pájaros -ya en plural y resignados- remontando la insigne ballena de 2008 a 2010, Melvilliana y pesada pero sonriente. La ballena fue la metáfora favorita del pesado tráfico en Twitter y como tal pasó por peleas con krakens, sólo interrumpida por búhos ominosos que preguntan quién andaba ahí, o por extraños murciélagos, versiones dark del ave twitteriana. Finalmente llegaron las mutilaciones confesas de robots, mostrando pinzas caídas y sonrisas ambiguas.

Leer más

Asimetría de la realidad aumentada

La empresa israelí Infinity difunde el concepto de una realidad aumentada (AR) superior a la de los anteojos Google Glass a través de el siguiente video:

Más allá de que Melissa merezca el intento, el protagonista no deja de caerme mal. Creía que era solo mi opinión, hasta que mostré el video en un entrenamiento en Telefónica. El auditorio se bancó a la Ferrari y al juego de billar, pero las opiniones cambiaron cuando la el protagonista tuvo acceso no solo a los datos online de Melissa, sino a cuestiones más futuristas: registrar emociones a través de la voz, por ejemplo.

Leer más