Category: Uncategorized (page 1 of 16)

(Español) El eterno retorno del Apple TV

Sorry, this entry is only available in Español.

Cinco consejos de Evan Williams

No soy muy amigo de las recetas mágicas pero en ese caso, dada la brillantez y la brevedad de los conceptos del bueno de Evan, haré una concesión. Además, no hay duda de que en los últimos tres años (ya van 6 de su creación) Twitter sigue siendo la estrella en ascenso.

Leer más

Comparación de minitablets

Los lanzamientos de nuevos productos vinculados a las Telcos o al IT -como quieran verlo- son cada vez más frecuentes. El usuario apenas sí se familiariza con el terminal, cuando es anunciado día por medio. La  comparación dentro de una misma “familia” es cuando menos difícil. Coinciden por esto días los lanzamientos de Apple, Google y Microsoft en el rubro “minitablet”, justamente los tres gigantes del sector -si olvidamos por un momento la eterna promesa de Facebook y los terminales-.

Leer más

NYC según los tiempos actuales

El arte es una percepción distinta de la realidad que -supuestamente- mejora nuestra vida. El chiste es una distorsión amable de la realidad. La tecnología a veces distorsiona, de modo bastante inconveniente, a esta misma realidad.

La tapa de la edición de Mad de Octubre ilustra a New York parodiando una famosa tapa de New Yorker (arte de 1976) haciendo una broma (chiste) sobre el caos creado por Apple con sus nuevos mapas (tecnología).

Leer más

Google: “Trying not to be Evil”

Absolutamente fascinante video (diseñado por Lore/Explore), tanto por el concepto como por la infografía. Desde mi perspectiva de usuario, Google me ha dado en una década más servicios útiles que miedos apocalípticos, pero da mucho que pensar su lógica invasora presente -tan lejana de su inicial mentalidad de cool startup-.

Leer más

La reunión de los JAPs

Como detalle final del viaje, los visitantes desfilábamos en torno al zig-zag de la línea de montaje esgrimiendo un interés decoroso. En medio del tedio general, se filtró la noticia de que había alguna especie de premio. Tal parece que debíamos charlar unos minutos en la sala de reuniones con el CEO, y de algún modo, alguien sería premiado. Otro aguinaldo, decía un paraguayo untuoso. Un viaje, opinaba el chileno, achinando los ojos con pretendida astucia. Esperábamos de pie, en la antesala, entre bromas predecibles y miradas hacia la puerta. La secretaria proyectaba una fealdad augusta y democrática, como haciéndonos saber que nada bueno sale del trato con las altas esferas.  La puerta se abrió con renuencia, dejando ver una gran sala con una enorme mesa. Los primeros en entrar sufrieron la duda bíblica: sería mejor ocupar los mejores lugares o acumularse en un rincón mientras entraba el resto? Finalmente, el batallón de JAPs –lo aclaro con vergüenza, éramos un grupo de “Jóvenes de alto potencial”- ingresó, e inadvertidamente entró también el CEO. En el centro de la mesa había un exquisito libro de hojas de seda, casi una pieza de sushi literario, por algún motivo venerado por toda la organización. Sobrevino el silencio, seguido de un inventario de presentaciones de rigor y sonrisas forzadas.   El CEO tenía rasgos orientales y nacionalidad presuntamente peruana. Se sentó cerca de mí; sus rasgos no eran suavizados por esa visión de perfil. Él mismo se presentó en voz inaudible, y nos pidió que opináramos sobre el libro. Hubo un titubeo. Creo que fue el brasilero Odimar el primero en tomar la palabra, alabando el peso imperceptible y los trazos ágiles en la seda. Hablaba en mayúsculas, en una especie de éxtasis donde los anglicismos se filtraban casi con desdén en el español tamizado de vocales nasales. El resto de los JAPs lo siguió casi en el mismo estilo Brasil lidera. Allí fueron las cabezas bajas, el estupor y la consternación de quien se sabe escrutado. Cuando me llegó mi turno, fui igualmente escueto y vano. El libro era claramente apócrifo, esa calidad de papel no hacía juego con el burdo español de sus páginas. Creo que hasta exageré en mi brevedad. Con una maestría mucho mayor que la del libro, el CEO fue escaneando nuesrtas vidas de manera imperceptible. Levantaba la mirada, identificaba al próximo interlocutor, y le hacía cortas preguntas, silbantes, como un latigazo. Las respuestas eran farfulladas, excesivas, altisonantes. Una parte de mí se replegó en un doblez de mi alma, y me reí silenciosamente con cada intervención ajena. Cuando llegó mi turno, el CEO se ladeó levemente, para evitar una mirada demasiado cercana. Fingí que balbuceaba la respuesta –como si la responsabilidad del momento me sobrepasara- y me dejé llevar hacia lugares comunes, como mi familia y los viajes excesivos; creo que hasta bromeé con el jet-lag. En fin, mentí a rajatabla. Cada uno en la mesa había sido fiel al libreto de su nacionalidad, como si nos viéramos urgidos a cumplir todos los clichés de la region. Las hojas del guión no se habían traspapelado, eramos tan predecibles  como la falsedad del libro-sushi. El CEO se excusó por un llamado y abandonó la sala. En ese momento nos permitimos preguntarnos por ausentes y realizar alguna estocada más a fondo. Alguno se cobró viejas deudas de reuniones anteriores: eso no estaba mal visto. Nos dijimos, la próxima reunión será en Europa. En eso entró la secretaria y reemplazó el libro venerado por una torre más prosaica de sandwichs que empezó a decrecer. con velocidad alarmente. Munido de un fosforito de jamón y queso argumenté que la empresa se iba a la mierda. Un par de JAPs, de Bolivia ellos,  aplaudieron  mis palabras con entusiasmo. Nuevamente se abrió la puerta, y la secretaria detuvo esa expansión, y nos pidió que dejáramos libre el despacho. La torre de sandwichs quedó derruída, y del CEO no hubo noticias.  Hasta el día de hoy me pregunto si el premio fue efectivamente la torre de sandwichs o la contemplación del libro venerable.
Older posts