El alfa y el omega

alpha-omega-stone-5086787Quiero conectar dos hechos aparentemente distantes que ocurrieron estos días. El primero es global y se refiere a The Pirate Bay, el torrent más eficiente para bajar contenido de la red. Es ilegal, sí; pero su capacidad de revivir tras ataques legales es sorprendente. El segundo hecho tiene que ver con nuestra Argentina cotidiana. Se sancionó la ley de telecomunicaciones llamada Argentina Digital. Es absolutamente legal, pero su capacidad de dañar a la industria de TMT (telecomunicaciones, medios y tecnología) local, de empeorar servicios, subir tarifas y de impedir nuevos jugadores será igualmente sorprendente. Ambos hechos constituyen el Alfa y el Omega.

El mundo “tech” se parece a entidades como Pirate Bay: livianas, replicables, interesantes. Pero como en una novela de Mankell, la policía sueca clausuró el lunes pasado los servers en Estocolmo. Fue noticia en todo el mundo. Centenares de artículos y conjeturas. Un día y medio después, había revivido el contenido en servidores espejos -el de Costa Rica fue el ejemplo más evidente-. Las mejoras en el procesamiento de películas y series, la inteligencia descentralizada y la infinita replicabilidad del contenido a costo casi cero sientan las bases para bajar precios y desanimar la piratería. Mirémoslo de esta forma, “The Pirate Bay” es la versión “beta”, inestable, ilegal pero resiliente de un futuro que llegó para quedarse, en todo el mundo.

La otra cara del fenómeno está lejos de ese mundo: está aquí en nuestra Argentina provinciana. Esta es la pintura: diputados y senadores absolutamente ajenos a la tecnología, votando según la presión del lobbista de turno, apurando un debate que merecía más tiempo. Será el Omega: organismos abarrotados de funcionarios que legalizan a fuerza de coimas y sellos, dependiendo del poder ejecutivo. Burocracia, multas, compartimientos estancos por tecnología, incapacidad de definir interconexión han dado a luz un Joven Frankenstein digital en donde hasta Skype debería pedir permiso, y en donde el individuo puede ser vigilado. Mientras nos preocupamos por controlar, el mundo marcha en la dirección de jugadores ágiles, con millones de transacciones y márgenes más pequeños, que negocian más rápido. Son, finalmente,  jugadores Alfa, que huirán de cualquier cosa que les parezca un Omega.

2 Comments

  1. 9+3? hummm…
    En Argentina hasta la señal de celular hay que buscarla por el espacio como quien persuigue a un mosquito, matamosquito en mano. La TI en Argentina es de cuarta, así como los transportes,los serviocios, las comunicaciones en general, la industria (seguimos fabricando botiquines de madera, como en Plata Dulce). Ah, sí nos salva el fóbal.

  2. Por eso el primer paso para mejorar eso sería reglas claras y competencias. En este post no quise abundar mucho -en los posts anteriores hay un montón sobre la ley-, pero se perdió una gran oportunidad de mejorar las cosas.
    PD el fóbal no nos salva, porque el Fútbol para Todos contribuye al Pan y Circo.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>