jovenfrankenstein

Lo que está sucediendo estos días en la comisión que estudia la nueva ley de telecomunicaciones llamada Argentina Digital recuerda a esas remakes de películas de terror: uno no sabe si reir o asustarse. La imagen es completa si se recuerda al “Joven Frankenstein” de Mel Brooks, donde al “proyecto simple de veinte páginas” del cual se jactaba el secretario de Comunicaciones se van agregando pedazos de otros intereses.

Ayer tuve acceso a los (nuevos) cambios, de la mano de un panel de la conferencia TV Digital donde intervinieron Gerardo Milman y Henoch Aguiar. Hago un resumen rápido de lo que contaron ambos y agrego al final alguna opinión breve, para salir rápidamente a hacer mi aporte sobre OTT en el mismo foro.

  • Según la interpretación puede haber cambiado la prohibición a Telefónica de ofrecer TV satelital. “Si Telefónica corre dos grados un satélite y crea una empresa supuestamente independiente, compite con el Cable de Traslasierra y nadie va a fijarse en la disparidad de fuerzas. Aún no se tiene en cuenta la asimetría entre jugadores, por más que se declame lo contrario.” (Milman).
  • Se habla de convergencia, estamos todos de acuerdo con eso. Pero se insiste en controlar un mismo hecho, el de todas las comunicaciones que pasan por un fibra con datos, con la doble e inútil burocracia de dos órganos de control, el AFSCA y el nuevo AFTIC (“Autoridad Federal de Tecnologías de la Información y de las Comunicaciones”). Entre ambos sumarían nada menos que 2500 funcionarios. (Aguiar) -
  • Berner (el secretario de comunicaciones) se alejó de la escena, y en cambio es el secretario legal y técnico de la presidencia quien controla lo que ocurre, en rara coincidencia con la definición sobre Telefé y la licitación de licencias 4G. (Milman).
  • “Los clientes son los mismos. Los Operadores son los mismos. Los Proveedores técnicos son los mismos. Qué es lo que hace que en Toulouse por 63 USD una familia tenga acceso a 100Mb de ancho de banda, fijo con llamadas ilimitadas a todo el mundo, dos celulares con llamadas ilimitadas a Europa y 230 canales de TV, mientras que en Argentina pagamos x2 ó x3 eso? Los Reguladores. Ellos son los que marcan la diferencia entre los mercados” (Aguiar).
  • “Con esta ley no hay previsibilidad. Nadie va a querer hacer negocios. Se abandona la idea básica de Interconexión, solo tendrá “derecho de paso” el primero que coloque su señal en el cable bajo el concepto erróneo de “arrendamiento”. El gran perjudicado será, por supuesto, Cablevisión. El Estado es omnipotente, esta ley será tan interventora como la ley del `72 de Lanusse”. (Aguiar).

Agrego por mi parte que hubo avances sobre la Autoridad de Aplicación pero que aún son vagos. “Será un órgano colegiado a integrar por el PEN (Presidente y un Director), tres directores por las minorías del congreso, (…)”. Esto es tan vago como el concepto de “poder significativo de mercado”. En fin, burocracia indefinible para controlar lo que se extingue.

En fin, marchas y contramarchas. El Frankenstein Digital es joven y aún está por recibir varios electroshocks antes de dar sus primeros pasos. Tal vez hasta pueda bailar, como en la película de Mel Brooks.