Futuros posibles, autos voladores y 140 caracteres

greek child laptopMe gusta pensar sobre posibles pasados plenos de riqueza tecnológica olvidada. La imagen del bajorrelive parece sugerir un niñito griego mostrándole la laptop a su madre. Tal vez fuera en Atenas, porque en Esparta la ofrenda hubiera sido una consola de juegos. El arte antiguo está lleno de falsos pasados: aquí están el astronauta de la catedral de Salamanca o el extraño ser de la Tumba de Palenque. El capítulo de “El Túnel del Tiempo” donde Tony y Douglas se encontraban una máquina similar a la propia, pero en la espesa Rusia de 1956, cae en la misma categoría: un pasado techie dudoso, atados con alambre, pero extrañamente plausible.

Cabe el razonamiento inverso. Nuestro presente fue en algún momento entrevisto como alguna clase de futuro. Cómo imaginábamos el futuro cuando éramos niños? En la muerte del programa espacial, en la búsqueda de un modelo único de fuerzas y partículas que explique la naturaleza, o en la informática que devino en Internet, móviles y redes sociales, hay alguna clase de correspondencia con nuestros sueños. Pero esto que tenemos hoy es acaso lo que esperábamos?

La respuesta es negativa. “Queríamos autos voladores y tenemos 140 caracteres” dice el Manifesto de Founders Found. Y luego se zambulle en el futuro real –si cabe la expresión- mirando la evolución de distintas industrias a lo largo de años. El concepto que emerge -y esta vez es mi propia voz- es que “vivimos en un futuro berreta, adjudicado mediante Groupon, por lo tanto no hay devolución posible”. La ciencia ficción trató inútilmente de imaginar el futuro, pero la realidad prefirió resultados menos espectaculares. La realidad es más barata y masiva, tal parece que no ocurre lo mejor sino lo más barato.

  • No hay super aviones, pero mucha gente viaja en low-cost.
  • No hay vida eterna, pero tenemos muchos viejos con Alzheimer.
  • No hay sabiduría, pero nos mata la infoxicación.
  • No hay muchos matrimonios felicies, pero abundan las familias ensambladas, la soledad y la impostación online.
  • No hay gobiernos eficientes, hay democracias no exentas de falsedad.

Veamos ejemplos. En la industria aeroespacial, todo depende de demostrar que el costo de poner 1kg de masa en órbita se reduce un orden de magnitud. El gráfico de costo vs tiempo es plano, salvo por el esfuerzo en el ámbito privado de Space X. De comprobarse su éxito se abre la puerta a turismo espacial, telecomunicaciones y fabricación en ambientes sin gravedad, lo cual contribuiría al éxito de esta tendencia. En otras palabras, si la curva en el siguiente gráfico sigue bajando, tendremos el equivalente de los autos voladores.

kg masa orbita

Por otro lado, la medicina se benefició de dos enormes avances en los últimos 50 años: el conocimiento del código genético y los procesadores más veloces y baratos. Sin embargo, a esto se le oponen gran lentitud regulatoria en la aprobación de mejores drogas, en particular tras el lobby farmacéutico en los 80 vinculado a los remedios contra el SIDA. La evolución de estos costos no es alentadora.

patentamiento drogas

Los Supersónicos nos juzgan, desde su estética de Robotinas y autos volares. Nuestro destino, un poco amargo, es poder denunciar la diferencia entre los sueños y la realidad en 140 caracteres. Y evaluar ciertas gráficas de costos, claro.

1 Comment

  1. Excelente reflexión Daniel, me quedo con lo de las familias ensambladas, la soledad y la importación on line…

Leave a Reply

Your email address will not be published.

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>