Salía ayer de la conferencia #NexTV2012 pensando que había estado interesante, sobre todo porque un par de expositores del “palo” de los contenidos habían cuestionado qué era realmente CloudTV y cuáles eran los precios que los estudios “grandes” iban a admitir para que el negocio de OTT finalmente explotara en la región. El ejemplo trillado es que hizo falta un Steve Jobs para sacudir la industria de la música, diciendo “Señores, una canción vale USD 0,99″ mientras se afilaba sus zapatillas New Balance con el trasero de algún ex pope de las discográficas.

No había podido pasar por el banco. Mi tarjeta de crédito incluye abonos de Skype y Netflix en lo que eran los únicos consumos en dólares del mes. Ustedes saben el respeto que le tenemos en Argentina a todo lo que esté vinculado por el dólar; esto exigió cierta actividad mental de mi parte pues no tenía dólares billete y -como se sabe- el actual gobierno stalinista en Argentina impide la compra de esta moneda sin que uno se autodenuncie ante la ley.

Skype me representa unos 25 USD mensuales, y a esto se agregaba Netflix que hace poco (y en una comunicación bastante rara ya comentada aquí) había pasado  a valer 7,99 USD. Pensaba estas cuestiones mientras esquivaba robos en el Subte y cruzaba los dedos para que el tren no chocara -el realismo mágico está cada vez más fuerte en el país-. Allí caí en la cuenta de que como el gobierno autoriza el pago en pesos al irrisorio cambio oficial, el precio de los contenidos en Argentina, para el caso de Netflix, había bajado. En el banco sólo se necesitan 8*4,45 pesos para pagar, y esto en USD y a valores reales es bien poco.

Llegué a casa y aterricé en un Excel más o menos amigable que trato de reproducir para Uds más arriba. ARS significa “pesos argentinos”. Lo dejo así ex profeso, pues es la moneda que comunicó Netflix en su lanzamiento -increíblemente, pues aquí se dice “$”. Hechas las cuentas, la increíble brecha que hay entre el dolar oficial y el dolar paralelo se “come” un 30% del abono, y entonces un paquete SVOD de Netflix sale, en la Argentina, nada más que seis dolarcillos. Me dirán “pero Netflix dolarizó”. Sí, pero yo les diré “a un precio bajo y sin saber que el estado iba a mantener la brecha”. Por eso me gusta hablar de “dólares pesificados”. Además lo hago de puro contra que soy, porque el gobierno lo niega.

QQQD me dije a mi mismo, esto es lo que los oradores de #NexTV2012 querían demostrar! Argentina, país de Cuevanas y Messis, nunca deja de asombrarme.