Tag: Trainings (page 2 of 4)

Conferencia ITS de Firenze (2013)

fiesole

La semana pasada tuvo lugar la reunión de ITS en Florencia, según contaba en el post anterior. Finalmente ocurrió esa mezcla mágica de poder ver un negocio desde otro punto de vista, tener energías para preparar un paper, y que los astros se alineen para poder ir.

Leer más

Samsung Gear – el aviso

Brillante!

Protagonismo online vs el Cluster silencioso

Diapositiva148

Estos días estoy dictando una serie de trainings en Telefónica de Argentina como parte del Programa Desafío. Se trata de mostrarle a jóvenes profesionales de Telefónica y Movistar cuáles son las tendencias principales del negocio, tanto en tecnología como en la parte comercial. Hay un espacio para analizar qué hacen los propios clientes, el viejo asunto del paso “del consumidor de info al prosumidor”, que es el “lazo de realimentación”. Telcos que dan servicios a clientes cuyos hábitos cambian rápidamente, Telcos “recalculan”… y así sigue el loop.

Leer más

James Bond encuentra al nuevo Q frente al “The Fighting Temeraire” de Turner


Acerca de “Skyfall”, la última película de Bond, rescato el siguiente hecho.

Bond (la vieja guardia) enfrenta al jovencito Q. No sólo se establece un buen diálogo sobre que ni la juventud ni la experiencia, por sí solas, garantizan nada, sino que lo hacen frente a uno de los mejores cuadros de Turner.
El barco en cuestión fue clave en la batalla de Trafalgar.
El cuadro se encuentra en la National Gallery de Trafalgar Square.
El joven Q se conmueve. Bond, en cambio, ningunea al cuadro.
De lo que se habla es del debate entre vigencia (la que pretenden Bond y M. para el servicio MI6) y la decadencia (la que inspiró a Turner para pintar el viaje último del noble barco, hacia su destino final de desguace).
Todos tenemos un germen de grandeza que nos impulsa a continuar siendo vigentes, del mismo modo que  nuestro reloj interno late hacia nuestra decadencia. La puja entre ambas cuestiones es, entonces, el tema central de Skyfall. La cruzada absurda, hasta el fin de nuestros días, es evitar quedarnos con la pirotecnia de las persecuciones, o los recursos artísticos demasiado evidentes como la cita de Tennyson sobre la dignidad de enfrentar el obstáculo, declamada al promediar la película.
Lo extraño es que casi toda la gente vive negando la decadencia y la muerte, ninguneando nuestro desguace final tal como Bond desdeñó al cuadro.

Leer más

Reciclaje

Tal vez el ejemplo más conocido de la serie sea el de las Meninas con que Picasso homenajeó a Velázquez. Y seguramente el último de la serie, el Ecce Homo de doña Cecilia, será el más cuestionado. La verdad es que el arte exige una pausa de muchos años para la correcta crítica, y mientras tanto el proceso de “mashup”, homenaje, reciclado o vulgar copia -en todos los aspectos del conocimiento- sigue su curso. El arte incorpora la mirada de los otros. “Beauty is in the eyes of the beholder”, decía un tal Shakespeare, y tal vez ésa sea la diferencia con otras disciplinas donde sólo el juicio de los pares puede deparar una justa divisoria de aguas. En todos los órdenes de la vida hay que educar el ojo para poder pronunciarse, y estoy convencido de que existen en cada campos expertos, pelmazos, y gente del monton que podrá justificar su opinión en mayor o menor medida. Y creo que ese es el punto, exhibir los criterios. Botero jamás me gustó, pero siempre deberé aclarar que no soy un experto. Y a lo sumo confesaré además que en materia pictórica estoy detenido en Turner.

Santuarios

Tengo una imagen persistente estos días. Es la del santuario, ese lugar donde uno se cree tranquilo o a salvo. El vestuario de mi club de siempre parece serlo para mi hijo, al verme delante de mi ropero con mis elementos de deporte. Me dijo en broma “esto es tu santuario”. Coincidencia o no, con él había compartido días antes la única escena alegre de la terrible película “The Road”, cuando el padre y el niño encuentran un refugio nuclear repleto de alimentos, donde por primera vez en meses pueden bañarse, comer y estar abrigados. Los padres somos especialmente sensibles a la idea del desamparo. Estar abrigado. De eso se trata, no? Tener el propio ropero y que nadie te moleste en tu rutina, mientras vas atravesando el camino de la vida, en lo personal y en lo laboral. Tener certezas, seguridades, metas claras. Planear de a poquito, sin exagerar, a corto plazo. Se ve adónde apunto? Recuerdo un controller que ajustaba mucho el presupuesto, “porque te pegan desde la Casa Central si quedás abajo del 98% o arriba del 102%”. Eso explicaba que a fin de año se movieran insólitamente Capex, Opex, o se demoraran Ventas. Por las dudas, no estoy hablando de empleados en su “zona de confort”, sino de la zozobra al cambiar algo en tu trabajo o en extender un forecast un año más. Uno debe abandonar el refugio, y eso duele, va en contra del instinto de conservación. Qué santuarios tuve que abandonar yo? Física, Oil&Gas, Planeamiento, Marketing, Producto. La gran empresa. Por el momento estoy haciendo Ventas relacionadas con Contenidos y con IT, y con Snark cada tanto realizo Modelizaciones y Trainings. En las primeras advierto los reparos de clientes ante planes de negocio de 3 años (un tercio de lo usual hace una década). En las segundas veo gente aferrada a empresas de las que no quiere irse.

El modelo a seguir es que no hay certezas. No hay refugios. No hay seguridades. No hay crecimientos chinos del 10% anual. No hay premios eternos. Sólo hay santuarios efímeros, que palidecen ante la imagen del Panteón de Roma (foto), que nos asusta por simetría y solidez, y que nos mira desde el techo de sus dos mil años de antigüedad como recordando que la vigencia es para muy pocos.

Leer más

Older posts Newer posts