A medida que la política de seguridad de Facebook se hace más compleja y permeable, tanto más difícil es para el usuario plasmar en distintas páginas web todos sus requerimientos de seguridad.

Esto se refleja en una excelente infografía de New York Times de hace un par de días. Si se realiza un mapa de todos los lugares donde inciden las decisions del individuo -que algo lo vea solo él, sus amigos, amigos de amigos, todo el mundo- se aprecian varias opciones en paralelo que resultan contradictorias.

En definitiva, lo más seguro es cada tanto entrar a Facebook con la cuenta de un amigo de un confianza (y no un «contacto») y asegurar, como dice la canción, «qué ves cuando me ves».