google-on-hub

Cada tanto Google nos sorprende con iniciativas  dispares y a veces ajenas a su negocio principal. Estos lanzamientos reciben el nombre de «moonshots» y se van encolumnando ahora tras la nueva empresa Google X. Pueden ser desarrollos en fibra, globos aerostáticos que irradian banda ancha, chequeo de glucosa, análisis rápidos de ADN o autos sin conductor. Ahora es el turno del equipamiento del hogar a través del llamado On-Hub.

El On-Hub es un modem de última generación que rompe con algunos preconceptos y ofrece lo que todos queremos: banda ancha más eficiente, sin cables, sin ajustes. Cómo lo logra? Con un nuevo diseño cilíndrico, unas doce antenas internas, sugerencias sobre su ubicación y sobre cómo cancelar interferencias. Todo ese know-how sobre la geometría y la propagación del Wi-Fi ya estaba ahí, sólo que Google tiene el talento de saber ejecutar lo obvio.

El modem es un asunto espinoso para los Operadores, que en general han buscado productos baratos y eficaces. Cuando llamamos a un Call Center para conectar un modem mejor, la respuesta usual en el teléfono es «caballero, la red del Operador no soporta ese modem«. Pensemos un momento que el mayor motivo de Churn es que el cliente percibe baja velocidad o microcortes: puede tratarse de la red, pero muy frecuentemente es el modem que no está configurado óptimamente. El reseteo como solución es la mejor prueba de que el modem es el gran saboteador. La frase con que el Cliente debería retrucar al Operador es «caballero, el cliente no soporta una banda ancha que funcione mal«.

Pero volvamos, cómo logra Google un modem que funcione siempre bien?

  • Plug & Play: una conexión simple via  Ethernet y ya está andando.
  • Interfase muy clara de configuración a través de una App en el celular (Android o iOS), que permite priorizar algún dispositivo o función, que frecuentemente es el streaming de video.
  • El diseño invita a exhibir el On-Hub, no a ocultarlo o a ponerle cosas encima. Esto es muy inteligente: cuanto más alto, a la vista y despejado está el modem, mejor es su performance.
  • El software monitorea constantemente frecuencias y posibles interferencias, acomodándose de a saltos al canal de Wi-Fi más conveniente.
  • La luz verde en el modem indica de un modo realista que «todo está bien» sin engaños. Usabilidad, divino tesoro.
  • Admite no solo Wi-Fi sino BlueTooth, ZigBee y Weave (y esto abre muchas puertas a futuro).

Es bonito. Funciona bien. El precio no es descabellado, 199 dolares. Pero atentos, el On-Hub el Caballo de Troya a todo lo que Google venderá en domótica a través de Nest Labs. El lado ominoso es que Google sabrá exactamente qué enchufamos en el hogar.

Es mala noticia para los Operadores? No lo creo; estarán muy satisfechos de ahorrar en SAC (costo de adquisición del cliente), en procesos de stock y logística, y en llamadas al Call Center por desperfectos.

Finalmente, para los marketineros, notemos que esto no es un router, es un On-Hub. No es tecnología, es felicidad. A Google le gusta que estemos online. Globos de banda ancha? Fibra óptica? Ahora se trata del modem y Google sonreirá cuando vea avanzar las nuevas camadas de abolicionistas de cables.