gramofon

Imaginemos que llegamos a casa de un amigo que tiene un equipo de audio convencional, y que queremos pasar “nuestra” música. Supongamos que existiera un objeto que se pudiera enchufar al audio, conectar al Wi-Fi de la casa, y enviarle mediante un celular Android o iPhone cualquiera la música de nuestra preferencia alojada en la Nube. Sería fantástico.

Ese objeto existe y se llama Gramofon. Creado por FON y desarrollado en España, estos días es presentado al gran mundo. A mi modo de ver es un enlace perfecto entre varios mundos disjuntos: el audio, el móvil (que hace de control remoto) y los contenidos en la Nube, en la forma de Spotify en principio.

Hay dos aspectos adicionales a destacar:  en primer lugar el objeto es una simple caja cúbica, un diseño minimalista que recuerda al Set-top Box que ideó Philippe Stark para Freebox. En segundo lugar, el branding es genial, pues el nombre toma al viejo “gramophone” (el reproductor original de discos de vinilo) y le adosa Fon, la empresa “madre” liderada por Martín Varsavsky, como partícula final.

El precio de 30 USD hace inevitable pensar que Gramofon puede ser para la música lo que Chromecast o Apple TV pretenden ser para el video: un puente entre mundos disjuntos.