La tecnología apesta

la tecnología apesta

No creo estar loco, al menos no todavía. Pero ningún artículo sobre tecnología me cierra totalmente. En los últimos días leí excelentes notas sobre hackeos en Tinder (e interesantes confusiones, hombres que stalkean a hombres), la pretensión de un Wi-Fi mucho más eficiente, e intentos futuristas de Kurzweil en Google. Nada de esto me sedujo lo suficiente. Desde hace un mes es estuve tratando de revivir el blog y de migrar la página de Snark a Word Press. Pero me llegó el artículo When Tech Fails cuya imagen ilustra este post y me iluminé: el común denominador a todo (Tinder, hackeos, Wi-Fi, Google, migraciones) es que para el hombre común, la tecnología directamente apesta.

Debiera ser este un post optimista: 500 entradas en el blog, 8 años, muchos pensamientos, nuevo diseño, muchos trabajos, el anhelo eterno de cambiar.

Y sin embargo el hilo conductor en estos días son los problemas inherentes a la tecnología.

Resumo este mes de ostracismo bloguero en pocos párrafos, como para darles contexto:

  • En Uruguay estamos a mitad de camino del acuerdo Netflix-Antel. Hay alguna estrategia de continuidad para que los nuevos netflixeros yoruguas se queden «dentro» del mundo de los contenidos? No la hay. Conversando con otros operadores, por problema de escala tendrán problemas similares. En Uruguay nadie ha explicado, por ejemplo,  que Netflix no provee estrenos. O no se han explorado medios de pago alternativos a la tarjeta de crédito. Comunicación.
  • La batalla entre mi programador y Towebs, la empresa donde hosteo este blog, es épica. Lo más interesante es que ambas partes se niegan a dialogar. Yo, el cliente, miro como pasan los mails y los chats de un lado a otro acusándose de cosas terribles. La migración ha terminado? Jamás. Sufro en carne propia la desidia del «perpetual beta».  Y nadie da una explicación sensata.  Comunicación.
  • En mi club se lanza una campaña masiva de upgrade de socios centrada en ciertos descuentos. Hay una empresa que supuestamente asesora al club en temas de comunicación. El centro de la campaña es un mail donde todos los directivos están en CC, un par de links ilegibles y mucha buena voluntad de que el socio comprenda los descuentos. Sí, adivinaron, comunicación.

Saliendo de mi propia interpretación, vayamos al «top 10″ del artículo:

  • Esperar por actualizaciones y reboots de Windows.
  • Apps que no pueden desactivarse en el teléfono.
  • Instalación compleja de equipamiento Wi-Fi.
  • Impresoras (totalmente de acuerdo!)
  • Necesidades de cargadores de laptops extras del tamaño de un ladrillo.
  • Call Centers técnicos. Todos y cada uno de ellos.
  • Notificaciones de celulares muy ruidosas en ámibitos de supuesto relax (mi ejemplo: clases de yoga).
  • Complejidad innecesaria en programas comunes de SW.
  • Sitios web que no te permiten un contacto personal o directo; o sitios donde te tenés que loggear porque sí.
  • Teclados predictivos rebeldes.
  • El más votado: el famoso «phubbing», usar el celular en vez de prestarle atención al otro.

En paradójico, y da para un debate con la gente de HHRR. Supuestamente esta es una época donde se idolatra a los grandes especialistas.

Pero en realidad se necesitan generalistas para explicar la forma en que la Tecnología impacta en cada caso:

  • Se necesitan muy buenos «explicadores» en el Call Center
  • Se requieren vendedores «senior» en B2B para explicar mejor el valor añadido de un cierto servicio
  • Incluso esta misma faceta empática de «imaginar al otro, persona non-tech» es necesaria en Producto para prever todas las contingencias.

No es el modem Wi-Fi, no esla red social. Tampoco es el progamador ni la migración.

Ni siquiera es que la Tecnología realmente apeste: es que alguien no previó todas las consecuencias.

O más probablemente, nos estamos dando de cabeza contra el teclado porque alguien no comunicó bien.

2 Comments

  1. Cof, cof, usté quiere que el paradigma de negocios de las tecnológicas evolucione hacia el siglo XIX? Si ahora la idea es que el cliente es cada vez menos importante, casi un commodity. (devolución de revés a dos manos) No se arregla con servicios que no se pueden brindar porque no existe personal capacitado ni voluntad de hacerlo. Hemos entrado en una espiral donde todos comeremos gallina crema y beberemos mascafé mirando la pantallita diminuta de un celular que no quiere funcionar. El caso Tuttle . Tratar con uno de esos gigantes con enormes asimetrías con sus consumidores es inútil. Solo hay alguna chance si el suficiente numero de clientes responde negativamente a algún estimulo analizable por sus algoritmos de data mining. Hoy me levanté laberíntico:) y siento que esto pasa hace 31 años. G.Orwell.

    • Estoy de acuerdo, pero yo todavía trato de entender esto mirándolo desde afuera con los ojos del «ciudadano de a pie» que agita su Nokia 1100 y se pregunta por qué no tiene WhatsApp. Pero aún así, las empresas Tech tratan peor al mainstream que en otro tipo de industrias. La cuestión sería entender si es por escasa competencia o por apuesta al corto plazo.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>