Lo hice por las nenas

La brillante escena descripta por JetPacks (que dicho sea de paso, se ha tomado un sabático) describe la última movida de los Recursos Humanos de las grandes empresas que deciden -tarde- moverse a Facebook.

Tal parece que el empleado debe “Gustar” de la iniciativa de la empresa a la que pertenece, si no quiere arriesgarse a la ejecución pública -o a la pérdida del ascenso-. Pero qué pasa si realmente no le gusta, si no siente esta iniciativa como propia, o si directamente abjura del Facebook?

Se me dirá que no ha de morderse la mano del amo. Sin embargo, si preguntaran varios peldaños más arriba de HHRR -digamos, al CEO- se vería que el juicio crítico y la individualidad serían aspectos más valorados que la mera integración, o la capacidad de “alinearse”, que resulta ser el eufemismo de moda.

Lo más notable es que la alineación a ultranza produce un efecto muy semejante al de la alienación, esto es, la pérdida de la identidad y de las ideas propias a expensas del entorno -digamos, del jefe y de las jerarquías superiores con quien uno debe “alinearse”-. Ningún CEO quiere dirigir un pelotón de zombies asentidores, bajo ningún aspecto.

Imagino la escena, un domingo, en la casa del joven profesional; en el dormitorio la mujer le recrimina al esposo sobre su preocupación, y éste le cuenta de la presión por “asentir” a los guiños en FB. Por qué lo hiciste entonces, preguntará ella? Y él le contestará como Maradona: “lo hice por las nenas”. Es , en fin, otro cruce de ámbitos, tan a tono con lo referido en este blog; pero lo que sirve en la empresa a corto plazo, es lo que termina matando al indivuo a la larga.

2 Comments

  1. No hay tanta historia. Le podés decir a tu recursos humanos amigo que no usás Facebook.

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>