oculus riftA veces en la tecnología una tendencia se afirma de pronto, como una marea esporádica se hace de olas en consonancia. En la última semana no menos de cuatro noticias tuvieron que ver con distintas formas de realidad virtual (VR), justo mientras yo justo veía “Black mirror”, la excelente serie británica sobre el poder de los medios y las nuevas tecnologías. El golpe de gracia de estos eventos fue la compra de Oculus Rift por parte de Facebook, en unos 2 mil millones de dólares; el bonus track fue saber que el “digital lollipop” (cualquier traducción me disgusta) que permite estimular sabores por medios electrónicos, ya es una realidad.

En veinte años se pasó de una realidad virtual de nivel NASA -carísima, inmersiva, con popes literarios como Jaron Lanier y William Gibson, y con problemas de náuseas- a cascos de 300 dólares y buen resultado en juegos –como se ve en el video-. El Oculus Rift es un HMD con sistema de LEDs infrarrojos (invisibles) que trackea los movimientos de la cabeza al juego; esto permite integrar los propios jugadores a la acción. Se garantiza una tolerancia mucho mayor a los movimientos rápidos (“baja persistencia”) y un nivel de detalle superior a versiones previas. Igual hay problemas, como se ve en el video.

El aspecto económico es insoslayable. Oculus recibió una inyección de capital de 2 millones de dólares hace año y medio con Kickstarter, y se vende por mil veces más. Qué puede hacer Facebook con esto? Niega que vaya a meterse en el código o en el hardware, pero sin duda hará foco en la sociabilización. De la PS3 para aquí cualquier juego es social. Tal vez pretenda llegar a un ambiente semejante a Second Life pero esta vez inmersivo, donde los contactos de Facebook puedan interactuar?  Pretende desbancar a las consolas o llegar al nivel VR-para-amas-de-casa, mejorando la experiencia del video exhibido más arriba? No se sabe aún.

En la marea de indicios concurrentes sobre VR incluyo a la más útil realidad aumentada de los anteojos Google y similares, a los wearables y a otros periféricos, que no pretenden sumergirnos en otros mundos sino dotar de mayor información al mundo “real”. En esta segunda tendencia mejora el manejo de cualquier artefacto, una operación médica, conocer mejor el candidao para un trabajo, o activar cualquier acceso. Recomiendo muy especialmente el video de Infinity ya posteado en este blog.