Tag: Historias del LatAm (page 2 of 6)

Inmediatez y medianía



Tri tri tu tu. 3322, Chase Avenue. El taxista haitiano repite direciones. Hago tiempo mientras vuelvo de un viaje por trabajo.Veo alrededor mitades iguales de ostentación y basura . Es extraño: en un barrio francés-moishe de Miami parece haber un pacto natural entre ambas magnitudes, cuyo resultado artístico (si esto fuera una «instalación», digamos) sería un croissant en estado de putrefacción.

Leer más

Los dólares y el alienígena de Solaris

Ya es lunes, de golpe ya pasaron las elecciones. Parece mentira, Noviembre de 2011, ya estamos en el futuro, se dice el tipo, sentado con su laptop en el bar de Jorge Newbery, pensando. Quiere olvidar por un momento que es minoría, y vuelve a las fuentes. Juzguemos los hechos, se dice. Tal vez el país sea simplemente de otros: de los que dan y reciben planes trabajar, de los que mienten la inflación mensual, de los periodistas y artistas comprados, de los que mantienen sus trabajos en los ministerios y los entes estatales. El tipo toma su café y se dice que tal vez haya que irse, pero en tanto tengamos la fiesta en paz con la familia, olvidemos las diferencias y lleguemos a fin de año.

Leer más

El Nacional Wachiturro

La batalla de Jamiroquai

geba_1

-Dale, dale, dale pibe. Sos socio? Entrá, dale.

El tipo de la entrada me saludó con esa ironía de quien no espera mucho movimiento. El club estaba abierto todavía por un rato: cuando hay recital cierra antes. Los vigilantes propios se mezclan con los de la organización. Recordé aquello de «el security se puso heavy». Los socios aún iban entrando al club y un camión con remolque amenazaba la pintura de los coches demasiado cercanos al operativo del Quilmes Rock. Hoy tocaba Jamiroquai y me interesaba estar presente en ese limbo de socios yendo un ratito y artistas que no pueden demorar el ensayo.

Leer más

Vanidades

El ejercicio meticuloso de la vanidad supone el desconocimiento casi absoluto de esta condición. Casi nadie registra para sí esa necesidad insolente de aparentar ser mejor. Para el espectador imparcial esta persistencia es molesta y algo ridícula, pues se nota en el otro una energía excesiva en el cuidado de ciertas verdades que no pueden ponerse en duda.

Leer más

La fábula del Castorcito y la ardillita (Dic 2000)

Había una vez una ardillita muy modosita y vivía en el interior del Bosque. Pasaba su vida recolectando datos para su base de Inteligencia Comercial y se las ofrecía al zorrito, su jefe ruin, quien por encima de su blanco bigote miraba con desconfianza los análisis y los focus groups, retándola en su siseo constante:

-Essperá un poquito. Eres una ardillita mala. No interessssa. Te cassstigaré con el Paraguas Telefónico!

Leer más

Older posts Newer posts